Otras opciones a visitar en Alta Gracia - Alta Gracia - La Guía

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Otras opciones a visitar en Alta Gracia

Turismo > Que visitar en la ciudad

El Tajamar


Es el dique artificial más antiguo de Córdoba, construido por los Jesuitas en 1659. Su caudal de agua permitía el riego de los sembradíos, además del funcionamiento de dos molinos harineros y un batán. Es un lugar de encuentro familiar y esparcimiento.



El Reloj Público





El edificio del Reloj Público de Alta Gracia, fue construido en 1938 con motivo de la celebración del 350° aniversario del otorgamiento de la Merced de las tierras y representa el paso del tiempo y las etapas históricas de la ciudad.

Historia del Reloj Público:
El proyecto, resultado de un concurso, fue realizado por los Arquitectos Nereo Cima y Nélida Azpilicueta de Cima, y corresponde a la línea arquitectónica de la restauración nacionalista.

La base del monumento de piedra tosca y adornos simbólicos representa las raíces indígenas de Paravachasca, nombre con que los comechingones denominaron a la región y que significa en lengua aborigen lluvia a destiempo o vegetación agreste.

En el cuerpo del edificio se evoca al período hispánico mediante arcos, balcones y revestimiento rustico. En sus aristas se observan las esculturas del indio, el conquistador, el misionero y el gaucho, obra ejecutada por Troiano Troiani en homenaje a los que forjaron nuestra historia.

La virgen de la Merced, patrona de la ciudad, ha sido colocada en una hornacina en el frente del monumento. La torre culmina con el reloj eléctrico con campana de bronce que suena cada hora y a cada media hora, cuyas cuatro esferas se orientan hacia los puntos cardinales. La construcción de la Torre Reloj testimonia la búsqueda de la tradición local y la aspiración de la vanguardia progresista.

En 1933, el Dip. Nac. Dr. Juan Cafferata, envía una carta al entonces intendente, Sr. Gaetani, diciendo de la importancia que tenía esta ciudad como centro veraniego, estación climática, objetivo del turismo nacional, etc. y que debía ser conmemorado con un monumento.

El 8 de marzo de 1937, el intendente, Julio Molinari, invita a los vecinos más caracterizados de la villa para formar una comisión que se haría cargo de la organización y dirección de la iniciativa.

El Dr. Cafferata obtiene un subsidio de la Nación y decide llamar a concurso de proyectos para la erección de la torre recordatoria en terrenos donados por la Sra. Manuela Cámara de Rodríguez, propietaria del Tajamar y de la Huerta Jesuítica.

Realizado el concurso, resultaron beneficiados los Arquitectos. Nereo T. Cima y Nélida Azpilicueta de Cima quienes programaron la construcción bajo la dirección del ingeniero Gustavo Gómez Molina.

Las obras se inician en enero de 1939 y finalizan en noviembre del mismo año.

Por colecta popular, contribución municipal y del gobierno provincial, se adquiere el reloj eléctrico de 4 esferas, con campana de bronce, a sonería de 1 y 1/2 hora. La altura total del Reloj Público es de aproximadamente 24 metros.

La composición arquitectónica del monumento es escalonada desde la base hasta la cúspide, con las distintas épocas de la vida de América Latina, reflejando a los principales propulsores de nuestra civilización.

Siendo así, se ha dotado el monumento de una base formada de piedras toscas y ornamentos simbólicos, reflejando al Indio por su sobriedad. Sobre el dado granítico de carácter aborigen, nacen las formas coloniales que identifican esta época, por medio de sus arcos, balcones, y revestimientos rústicos. Las sencillas y claras formas arquitectónicas de la época de la colonia, han sido flanqueadas en sus cuatro esquinas por las figuras del indio, el conquistador, el misionero y el gaucho.

Los cuatro bustos, colocados sobre columnas, a 13 metros de la base, han sido ejecutados por el conocido escultor Troiano Troiani con alarde de talento y conocimiento histórico, en rasgos firmes y precisos, de líneas sobrias y expresión veraz, dando la impresión de ser bustos de piedra, dotados por el artista de alma y vitalidad.

El diseño de la Torre Reloj concuerda con los principios compositivos del lenguaje neocolonial, en su versión de principios de siglo XX, conocida como “Restauración Nacionalista”.

En este caso tanto el diseño como la calidad constructiva de los recursos ornamentales son significativos, y se encuentran en todo el edificio desde la planta baja, los distintos cuerpos de la torre y su remate superior: trabajados en piedra o terminaciones superficiales rústicas: rejas trabajadas en balcones y ventanas, carpintería labrada, arcos de medio punto, cornisas de terminación mixtilínea, incorporación de esculturas, etc.

Esta corriente arquitectónica llamada “Restauración Nacionalista”, a partir de la obra homónima de Ricardo Rojas se caracteriza por su búsqueda de la identidad nacional a través de las expresiones culturales del pueblo argentino: su música, su literatura, su arquitectura. Tuvo obras destacadas como el Banco de Boston, el Teatro Cervantes, la Casa Noel, el Club Español en Buenos Aires, el Banco Hipotecario Nacional de Mendoza, la fachada del Colegio Monserrat y el Edificio de la Caja de Seguros -hoy Lotería Provincial-, en Córdoba, etc.

La construcción de la Torre Reloj testimonia además la diversidad de la cultura argentina al comenzar el siglo anterior: la tensión entre polos antagónicos, casi opuestos, que convivieron en nuestro territorio, en una pretendida armonía: la acelerada vida urbana y el bucólico paisaje rural; el ocio urbano y el rudo trabajo rural; la búsqueda de la tradición local y la aspiración de la vanguardia progresista, todo reducido y contenido en los más mínimos y austeros componentes de una estructura conmemorativa.


Parroquia Nuestra Señora de la Merced




Así premiaron a don Juan Nieto por sus servicios a las huestes colonizadoras de Jerónimo Cabrera: con las tierras de Alta Gracia que, por entonces, sólo concentraban un par de ranchos y cultivos realizados por los aborígenes de su encomienda. Ni se imaginaba que el heredero de esa precaria finca, don Alonso Nieto de Herrera, al ingresar a la Compañía de Jesús por el 1643, la donaría a la Orden. Y mucho menos que de la mano de los jesuitas se desarrollaría semejante emprendimiento productivo, dedicado a la rama textil, ganadera y agropecuaria y en especial al comercio de mulas.

Ubicada a 36 km al sudoeste de la ciudad de Córdoba, la Estancia de Alta Gracia por el año 1659 había dejado atrás la originaria construcción de adobe y se había transformado en una mole de cal y piedra, desafiando con su estilo barroco la arquitectura de la época. Estaba conformada por la residencia, el obraje destinado principalmente a la producción textil, la carpintería y los hornos, la ranchería y sus sesenta cuartos para trabajadores, el tajamar, un dique artificial utilizado para el riego de los cultivos y la iglesia.

Diseñada por el genio de Andrés Blanqui, arquitecto de la Orden y responsable de la mayoría de las obras coloniales más prestigiosas de la Argentina, el santuario es una verdadera joya del barroco colonial que corona el ala sur del complejo. Única en el país por su fachada sin torres, posee un perfil de curvas interrumpidas y pilastras apareadas que rememoran el barroco italiano tardío. En su interior exquisitamente ornamentado, se destacan el retablo del altar mayor con sus columnas salomónicas y el púlpito tallado en madera, debajo de la bóveda.

Santuario Nuestra Señora de Lourdes
Camino de los Paredones.
Casilla de Correo Nº 7. CP (X5186ZAA).
Tel.: (03547) 422-395.



Gruta Virgen de Lourdes
Réplica de la existente en Francia, a 3 km. del centro, fue construida entre 1915 y 1916. Una década después, con estilo colonial, se erigió la Capilla que la secunda.

Desde septiembre de 2011 se registra un fenómeno en la hornacina del retablo que capta la adhesión de miles de fieles.

La idea y realización se debe a dos mujeres de Buenos Aires: Guillermina Achával Rodríguez y Delfina Bunge de Gálvez quienes, deseando testimoniar su gratitud a la Virgen de Lourdes de Francia por un favor recibido, intentaron reproducir en suelo argentino una copia de la que habían visitado en los Pirineos.

En la Gruta, de piedra natural, se ha levantado todo un predio ideal para el recogimiento y la oración. Una estatua de mármol blanco, obra del escultor Héctor Rocha, representa a la Virgen María en actitud de las apariciones. Fuera de la Gruta está Bernardita de rodillas y en actitud de oración. También hay un amplio predio con bancos para el descanso y escuchar misa.

La Gruta se inauguró el 10 de setiembre de 1916, y en 1917 se donan los predios a la orden de los padres Carmelitas Descalzos, quienes se han encargado desde entonces. Actualmente llegan a ella peregrinos de todo el país a ofrecerle votos, implorar favores y agradecer, sobre todo cada 11 de febrero.

En 1922 se forma la Comisión de Damas con el objetivo de recaudar fondos para construir la Capilla, en 1924 se pone la primera piedra y se inaugura en 1927. La Capilla, que es de sencillo estilo colonial, fue construida por el arquitecto Dr. Jorge Bunge, y más tarde, en 1942 bellamente decorada, con motivos de Lourdes y de la orden del Carmen, por los eximios artistas D. Carlos Camilloni y D. Antonio Pedone.

Tiene estacionamiento gratuito, santería con venta de recuerdos y restaurante.

Fines de agosto de 2011: Se retira la estatua de la Virgen de Lourdes de su hornacina para ser restaurada…. Unos días después, uno de los sacerdotes a cargo del Santuario se dispone a cerrar la capilla y desde la puerta principal de acceso a la capilla, ve una imagen que parecía de yeso en el lugar que ocupara la estatua… Cuando se acerca a la hornacina reiteradas veces, comprueba que la imagen se desvanece…

Viernes 9 de septiembre: Por la noche dos servidoras suben las primeras fotos a internet a través de una red social.

Sábado 10 de septiembre: Día en que se cumplía el 95º aniversario de la bendición inaugural de la Gruta, gran cantidad de personas comienzan a llegar para ver “La Imagen” de la que ya se hablaba en todo Alta Gracia.

Lunes 12 de septiembre: Las autoridades locales estiman en alrededor de 50 mil el número de personas que pasaron frente a "La Imagen” desde el sábado al atardecer hasta el mediodía del lunes.

Hasta la actualidad no ha habido un solo día y un solo momento en que "La Imagen" haya estado sin peregrinos que la vienen a contemplar.

Debido a los comentarios inexactos de algunos medios de comunicación los Padres Carmelitas a cargo de la Gruta emiten un comunicado oficial en el que se aclara expresamente que "...En referencia a los hechos de público conocimiento los padres Carmelitas Descalzos a cargo del Santuario de Lourdes, nos vemos en la obligación de declarar que la manifestación de la imagen de la Santísima Virgen María en la iglesia del mencionado santuario, no tiene por el momento explicación...".

Luego, los párrocos de Alta Gracia, en conjunto, emiten otro comunicado expresando su adhesión al primero.

Festividad de la Virgen de Lourdes - 11 de Febrero
Una de las demostraciones de fe más grandes de la provincia de Córdoba es la peregrinación hacia la Gruta de la Virgen de Lourdes en Alta Gracia.

Los organizadores del evento esperan cada 11 de febrero a más de 100 mil fieles, porque todo está rodeado por un halo de misterio y fe por la aparición de la silueta de la Virgen en la hornacina del retablo de la capilla de la Gruta.

Se monta un importante operativo policial y sanitario para que la marcha de los miles de fieles que cada año se reúnen sea tranquila y segura.

La peregrinación al Santuario de la Gruta de la Virgen de Lourdes en Alta Gracia comienza con la ceremonia de rosarios de la aurora a las 5.30 hs. A las 6, se realiza la misa de los peregrinos y luego tiene lugar la ceremonia de las Comunidades y Movimiento.

También se hace una misa por las familias y se celebra la misa solemne presidida generalmente por el Arzobispo de Córdoba.

Los peregrinos llegan a Alta Gracia usualmente por la Ruta 5 y caminos alternativos.



Fuente: http://www.altagracia.gov.ar


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal